Antifascistas

Ilusión (18 de julio de 2015)

Se afirma que los independentistas ofrecen ilusión y que frente a esto lo único que podemos hacer quienes no la compartimos es negarla. No estoy de acuerdo. También los no independentistas tenemos un sueño, o al menos yo lo tengo.
Mi sueño es una Cataluña libre de nacionalismo, una Cataluña en la que las instituciones y los ciudadanos utilizan con normalidad nuestras lenguas oficiales, una Cataluña en la que se participa sin reservas en el proyecto español y europeo. Una Cataluña en la que, junto a la Señera, en los edificios públicos ondea la bandera española, símbolo de un país en el que todos nos sentimos partícipes.
Mi sueño es una Cataluña en la que las instituciones asumen las competencias que les vienen atribuidas por la ley y se esfuerzan en que tales competencias sean ejercidas en beneficio de los ciudadanos; una Cataluña en la que no debatamos sobre el adoctrinamiento en la escuela, sino acerca de cómo puede convertirse en un lugar en el que nuestros hijos se desarrollen como personas y ciudadanos, aprendan y se cualifiquen para el competitivo futuro que les aguarda. Mi sueño es que las noticias en relación a la sanidad no sean escándalos sino ampliación de servicios y mejora de la calidad. Sueño con instituciones que no amenacen impunemente con destruir el orden constitucional.
Mi sueño es que disfrutemos del Barça y del Español, de la selección catalana de fútbol y de la española sin cargar cada noticia o partido de enfrentamiento y odio, sin que cada derbi tenga una lectura política.
Mi sueño es una España que entienda que el catalán es una lengua tan española como el castellano y que España es un país maravilloso precisamente por su diversidad, no a pesar de ella.
Entre todos conseguiremos que este sueño sea realidad.


No hay comentarios: