Castelldefels

Escuchar a Cataluña (28 de septiembre de 2015)

En la noche electoral del 27 de septiembre, Pablo Iglesias declaró que quiere ser un presidente de España que “sepa escuchar a Cataluña”. ¿Qué entenderá Pablo Iglesias por escuchar a Cataluña? Porque el 27 de septiembre Cataluña habló, y lo que dijo fue que la mayoría de su población no era independentista. Los votos recibidos por “Junts pel Sí” y CUP suman un 47,78% de los emitidos; esto es, menos del 50%. El resto de candidaturas alcanzaron un 52,22% de los votos, entre ellos un 8,92% de la apadrinada por “Podemos”. El resultado es claro: Cataluña no es mayoritariamente independentista.
Mucho me temo, sin embargo, que cuando Pablo Iglesias habla de “escuchar a Cataluña” no se refiere precisamente a esa Cataluña real que rechaza el independentismo, sino a la otra, la ampliamente minoritaria, pero minoritaria al fin y al cabo, que desea la quiebra de la legalidad, la vulneración del Estado de Derecho y el inicio de la aventura separatista.
Cuesta entender este empecinamiento en pretender que unos catalanes han de ser más escuchados que otros, incluso aunque los desatendidos sean mayoría y superen en número a los privilegiados que disfrutan del oído atento de “Madrid”.
El día en el que fuera de Cataluña se comience a ver a esta Comunidad como lo que es y no como lo que pretenden los nacionalistas que sea habremos avanzado mucho no solo en la comprensión de Cataluña, sino también en el entendimiento de España; porque el problema de Cataluña no es más que un reflejo de la distorsión con la que muchos españoles perciben a su propio país.
Quienes quieran aportar algo al debate abierto, por favor, comiencen por fijarse en cuántos catalanes optaron por la independencia el 27 de septiembre y háganse a la idea de que los demás también existimos.


No hay comentarios: